Главная АвторыЖанрыО проекте
 
 

«El Dios De Piedra Despierta», Philip Farmer

Найти другие книги автора/авторов: ,
Найти другие книги в жанре: Научная Фантастика (Все жанры)
Иллюстрация к книге

TГ­tulo original: The Stone God Awakens

TraducciГіn de JosГ© M. ГЃlvarez Floret

 

DespertГі y no sabГ­a dГіnde estaba.

Crepitaban las llamas a unos veinte metros de distancia. El humo le picaba en la nariz y le hacia llorar. Se oГ­an gritos y voces de hombres.

Al abrir los ojos, vio que un trozo de plГЎstico caГ­a desde debajo de sus brazos, que tenГ­a extendidos ante Г©l. Algo golpeГі levemente sus rodillas, se deslizГі piernas abajo y cayГі sobre un disco de piedra bajo Г©l.

Estaba sentado en una silla… su silla de despacho. La silla estaba sobre el asiento de un inmenso trono tallado en granito, y el trono sobre una plataforma redonda de piedra. Había sobre la piedra manchas de un color oscuro, entre rojo y marrón. Lo que había caído era una parte de la mesa sobre la que había estado apoyado después de desmayarse.

Se hallaba al fondo de un gran edificio de gigantescas vigas y columnas de madera. Las llamas lamГ­an la pared avanzando en su direcciГіn. El techo del otro extremo habГ­a caГ­do en parte y el humo salГ­a por el hueco y se perdГ­a en el viento. Pudo ver el cielo fuera. Era negro, y luego, lejos, flameГі un relГЎmpago. A unos cincuenta metros de distancia, habГ­a un cerro iluminado por las llamas, en cuya cima distinguiГі la silueta de los ГЎrboles copudos llenos de hojas.

Un instante antes era invierno. La nieve se apilaba profunda alrededor de los edificios del centro dГ© investigaciones de las afueras de Syracusa, Nueva York.

El humo se amontonaba bloqueando su visiГіn. Las llamas saltaban mГЎs arriba y mГЎs lejos hacia las largas mesas y los bancos y las gruesas columnas que sustentaban el techo. ParecГ­an Г©stas como tГіtems con sus extraГ±as cabezas grabadas, una sobre otra. HabГ­a en las mesas platos, jarras y algunos utensilios simples. Una jarra, volcada, habГ­a derramado un lГ­quido oscuro sobre la mesa mГЎs prГіxima.

Se levantГі y tosiГі cuando el humo envolviГі su cabeza. Se agachГі y saliГі del asiento del inmenso trono, que, ahora que estaba iluminado por las cercanas llamas, se revelГі como una masa de granito salpicada de cuarzo en rojo y negro. Desconcertado, mirГі a su alrededor. Pudo ver el borde de una puerta parcialmente abierta (era una puerta de dos batientes, muy grande) y fuera habГ­a mГЎs llamas y cuerpos luchando, debatiГ©ndose, tambaleГЎndose, cayendo, y mГЎs gritos y chillidos.

TendrГ­a que abandonar el lugar antes de que el humo o las llamas le alcanzasen, pero tampoco querГ­a salir de allГ­ para entrar en la batalla. Se agachГі sobre la plataforma de piedra y luego descendiГі hasta el duro suelo de tierra de la sala.

Un arma. Necesitaba un arma. PalpГі en el bolsillo de su chaqueta y sacГі una navaja. ApretГі un botГіn y brotГі una hoja de unos quince centГ­metros. Era ilegal llevar un cuchillo de aquel tamaГ±o en Nueva York en 1985, pero si un hombre querГ­a defenderse en 1985, tenГ­a que hacer algunas cosas ilegales.

CaminГі con rapidez a travГ©s del humo, aГєn tosiendo, y llegГі hasta la doble puerta. Se puso de rodillas y mirГі por debajo, pues el borde inferior de la puerta quedaba muy alto.

Las llamas del vestГ­bulo y de los otros edificios se combinaban para iluminar la escena. Danzaban alrededor peludas piernas y rabos, blancos, negros y marrones. Las piernas eran humanas y sin embargo no lo eran. Se inclinaban extraГ±amente; parecГ­an patas traseras de cuadrГєpedos que hubiesen decidido mantenerse en pie, como los hombres, desarrollando asГ­ unas piernas medio humanas medio animales.

Uno de aquellos seres cayГі de espaldas, con una lanza clavada en el vientre. El hombre se sintiГі aГєn mГЎs confuso e impresionado. Aquella criatura parecГ­a un cruce de ser humano y gato siamГ©s, la piel del cuerpo era blanca; la cara, por debajo de la frente, negra; las partes inferiores de los brazos, piernas y rabo, negras. La cara era como la de un ser humano, pero con nariz redonda y negra como de gato, y orejas negras y puntiagudas. La boca, abierta en el gesto de la muerte, revelaba agudos cuentes felinos.

ArrancГі la lanza una criatura tambiГ©n de piernas torcidas y largo rabo pero piel de un marrГіn uniforme. Y luego sonГі un grito y las piernas se tambalearon hacia adelante y cayeron sobre la criatura mitad humano mitad gato siamГ©s, y pudo ver mГЎs detalles del cuerpo del lancero. No era exactamente un hombre. TambiГ©n Г©l parecГ­a haber evolucionado de cuadrГєpedo a bГ­pedo, obteniendo una serie de rasgos humanos en el proceso, como por ejemplo una cara plana, ojos situados hacia adelante, barbilla, manos humanoides y un ancho tГіrax. Pero si la otra criatura le habГ­a parecido un gato siamГ©s, Г©sta le parecГ­a un mapache. Era marrГіn en todo su cuerpo salvo una faja sobre los ojos y las mejillas cubiertas de pelo negro.

No pudo ver lo que le habГ­a matado.

Nada le inducГ­a a salir mientras las llamas no le obligaran. SiguiГі allГ­, acuclillado junto a la puerta y mirando por debajo de ella. Se sentГ­a fuera de la realidad. ВїO era Г©l la realidad, y aquella escena infernal una fantasГ­a que habГ­a cobrado vida de algГєn modo en su mente?

Una llama le lamiГі la espalda. Parte del techo se derrumbГі al otro extremo del edificio. SaliГі a gatas por debajo de la puerta, procurando pasar inadvertido.


Еще несколько книг в жанре «Научная Фантастика»