Главная АвторыЖанрыО проекте
 
 

«Los Que Van A Morir Te Saludan», Fred Vargas

Найти другие книги автора/авторов: ,
Найти другие книги в жанре: Боевик, Триллер (Все жанры)
Иллюстрация к книге

TГ­tulo original: Ceux qui vont mourir te saluent

В© De la traducciГіn, Blanca Riestra

I

Los dos chicos mataban el tiempo en la estaciГіn central de Roma.

– ¿A qué hora llega su tren? -preguntó Nerón.

– Dentro de una hora y veinte -dijo Tiberio.

– ¿Y piensas quedarte todo el rato así? ¿Vas a esperar a esa mujer sin moverte ni un ápice?

– Sí.

NerГіn suspirГі. La estaciГіn estaba vacГ­a, eran las ocho de la maГ±ana, y ahГ­ estaba: esperando ese maldito Palatino proveniente de ParГ­s. MirГі a Tiberio, que se habГ­a acostado sobre un banco con los ojos cerrados. PodГ­a perfectamente marcharse sin hacer ruido y volverse a meter en la cama.

– Quieto ahí, Nerón -dijo Tiberio sin abrir los ojos.

– No me necesitas para nada.

– Quiero que la veas.

– Bueno.

NerГіn volviГі a sentarse pesadamente.

– ¿Qué edad tiene?

Tiberio hizo un cГЎlculo mental. No sabГ­a con exactitud quГ© edad podГ­a tener Laura. Cuando se conocieron, en el colegio, Г©l tenГ­a trece aГ±os y Claudio doce y, por entonces, el padre de Claudio llevaba ya bastante tiempo casado en segundas nupcias con Laura. Eso querГ­a decir que debГ­a de tener casi veinte aГ±os mГЎs que ellos. Durante mucho tiempo Г©l habГ­a creГ­do que Laura era la madre de Claudio.

– Cuarenta y tres años -dijo.

– Ah.

NerГіn tardГі un momento en responder. HabГ­a encontrado una lima en su bolsillo y se entretenГ­a redondeГЎndose las uГ±as.

– He conocido al padre de Claudio -dijo-. No tiene nada de especial. Explícame por qué Laura se ha casado con un tipo que no tiene nada de especial.

Tiberio se encogiГі de hombros.

– Nadie se lo explica. Supongo que ama a Henri a pesar de todo, por alguna razón que todos ignoramos.

En verdad Tiberio se habГ­a hecho con frecuencia esa pregunta. ВїQuГ© demonios hacГ­a la singular y magnГ­fica Laura en brazos de un tipo tan serio y tan intransigente? Era inexplicable. Daba la impresiГіn, incluso, de que Henri Valhubert ni siquiera se daba cuenta de hasta quГ© punto su mujer era singular y magnГ­fica. Tiberio se hubiese muerto de aburrimiento de haber tenido que vivir con Henri, pero Laura no parecГ­a morirse en absoluto. Incluso Claudio encontraba inaudito que su padre hubiese conseguido casarse con una mujer como Laura. В«Se trata probablemente de un milagro, aprovechГ©monosВ», decГ­a. Se trataba de un problema sobre el cual Claudio y Г©l habГ­an dejado de pensar desde hacГ­a tiempo y que siempre habГ­an resuelto concluyendo: В«Es inexplicableВ».

– Es inexplicable -repitió Tiberio-. ¿Qué demonios haces con esa lima de uñas?

– Aprovecho nuestra espera para perfeccionar mi apariencia. Si estás interesado -añadió tras un silencio-, poseo una segunda lima.

Tiberio se preguntГі si era realmente una buena idea presentar NerГіn a Laura. Laura tambiГ©n tenГ­a su lado frГЎgil. Era capaz de desmoronarse con un golpe.

II

A Henri Valhubert no le gustaban las cosas perturbadoras. AbriГі la mano y la dejГі caer sobre la mesa con un suspiro.

– Sí, lo es -dijo.

– ¿Está seguro? -preguntó su visitante.

Henri Valhubert alzГі una ceja.

– Discúlpeme -dijo el hombre-. Si usted lo dice.

– Se trata de un boceto de Miguel Ángel -continuó Valhubert-, un fragmento de torso y un muslo, y nos lo encontramos circulando por París.

– ¿Un boceto?

– Exactamente. Es un boceto tardío, y vale millones porque no proviene de ninguna colección privada o pública conocida. Es un inédito, lo nunca visto. Un esbozo de muslo circulando por París. Cómprelo y hará un negocio estupendo. A menos, claro, que se trate de un robo.

– Hoy en día ya no se puede robar un Miguel Ángel. No es que abunden.

– En el Vaticano, sí. En los inmensos fondos de archivo de la Biblioteca Vaticana… Este papel huele a la Vaticana.

– ¿Huele?

– Huele, en efecto.

ВЎQuГ© estupidez! Henri Valhubert sabГ­a muy bien que cualquier papel viejo huele exactamente igual que otro papel viejo. Sin embargo, lo apartГі molesto. ВїPor quГ© estaba tan turbado? No era el mejor momento para pensar en Roma. Claro que no. Aquel calor de entonces, cuando en la Biblioteca Vaticana se habГ­a visto envuelto en una bГєsqueda frenГ©tica de imГЎgenes barrocas, y los papeles crujГ­an en medio del silencio al ser hojeados. ВїSe sentГ­a frenГ©tico en la actualidad? Ya no, en absoluto. DirigГ­a cuatro negocios de ediciГіn artГ­stica, manejaba un montГіn de pasta, la gente se apresuraba a pedirle su opiniГіn, se disculpaba antes de dirigirle la palabra, su hijo lo evitaba; e incluso Laura, su mujer, titubeaba antes de interrumpirle. Sin embargo cuando se habГ­an conocido, a Laura no le importaba lo mГЎs mГ­nimo interrumpirlo. VenГ­a a esperarlo por las tardes bajo las ventanas del palacio Farnesio en Roma, con una gran camisa blanca de su padre ceГ±ida a la cintura. Г‰l le contaba lo que habГ­a sacado en limpio de aquella jornada calurosa en la vieja Vaticana, y Laura lo escuchaba gravemente con el perfil arqueado. Y luego, de repente, le daba igual y lo interrumpГ­a.

Ahora, en cambio, ya no. Ya habГ­an pasado dieciocho aГ±os e incluso Miguel ГЃngel lo llenaba de melancolГ­a. Henri Valhubert detestaba los recuerdos. ВїPor quГ© venГ­a este tipo a ponerle delante de las narices aquel apestoso papel? ВїY por quГ© seguГ­a Г©l siendo aГєn lo bastante esnob como para disfrutar diciendo В«La VaticanaВ», igual que si se tratase de una vieja amiga, en vez de decir В«la Biblioteca VaticanaВ» como todo el mundo, con respeto? ВїY por quГ© Laura se iba a Roma casi todos los meses? ВїAcaso sus padres, que se pudrГ­an lejos de la gran urbe, exigГ­an tal cantidad de viajes?


Еще несколько книг в жанре «Триллер»

Осколок в голове, Сергей Бакшеев Читать →